Transfondo Ryu

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Transfondo Ryu

Mensaje  Ryu Hakkuso el Dom Dic 28, 2008 11:10 pm

Frío. Un frío helador y doloroso. Esa es la primera sensación que recuerdo haber recibido de este mundo.
Nunca llegué a conocer a mis padres, pues me abandonaron poco después de nacer. El frío atenazaba mi cuerpo desnudo, y a mi corta edad (casi recién nacido), no podía hacer nada, por lo que me limité a llorar y berrear, como el bebé que era. Pasaron horas y horas, mientras yo estaba solo, en la calle, envuelto únicamente por una manta. Nunca he sabido que se siente tras la muerte, o en el mismo momento en el que mueres. Pero estoy seguro, de que lo que sentí entonces, fue lo más parecido a esa sensación de la que os hablo. Estaba a punto de caer muerto... y fue entonces cuando comenzó mi nueva vida.
Mis berreos, finalmente algo débiles, pero sonoros, lograron atraer el interés de un villano que caminaba por las calles en ese momento. Me encontró tirado en el suelo, casi temblando de frío, con la sangre helada, y todo mi cuerpo recubierto de una capa de nieve. A la velocidad del rayo, se deshizo del grueso abrigo con el que iba vestido, y me tapó con el. Yo apenas lo noté, pues mi cuerpo estaba helado y poco era el calor que podía retener. El hombre que me recogió, sabía que si no recibía cuidados y calor, moriría en breve, por lo que me llevó consigo. Su hogar, gracias al sabio destino*, estaba muy cerca de donde me recogió. Entró en ella como un torbellino, asustando así a su mujer, que en esos momentos daba el pecho a otra pequeña criatura fruto del amor de esta feliz pareja. Haciendo por el momento caso omiso a las preguntas de su mujer, me llevó a la chimenea, donde un fuego crepitante y caluroso, bailaba, creando en la habitación sombras, que con un poco de imaginación, se podían convertir en sendos bailarines. Esa sensación de calor, fue para mi como una resurrección. Instintivamente, saqué mis manos de entre la cahqueta y la manta, y las atraje hacia el fuego. Adoraba esa sensación de calor, y era la primera vez que la sentía.
Esa misma noche, mientras yo dormía, la joven pareja estuvo discutiendo.

"Ya tenemos un hijo... no podemos mantener a más con tu pequeño salario..."

"¿Que querías, que lo dejara en esa calle y que muriera de frío?"

"Habría sido mejor, pues estaba a punto de morir, y no habría tenido que sufrir más de lo que ya había sufrido."

"Es un bebé, imagínate la vida que puede llevar por delante."


"¿Que crees que podemos hacer?, si nos quedamos con el, pasaremos hambre, ¿Es eso lo que quieres?"

"...No..."

Ahí acabó la discusión por el momento. Decidieron, que me volverían a dejar donde me encontraron, por si había sido una equivocación y mis padres vovían a por mi. Pero no hizo falta... Al parecer, el hijo que tenía la pareja, también un recién nacido, padecía de una enfermedad, que ni con todos los cuidados que le proporcionaron, fue capaz de llevar adelante. Su muerte, llegó el inmediato próximo día a mi recogida. La pareja lloró la muerte de su hijo. El hombre, de todas las maneras posibles, lo intentaba mirar con optimismo, la mujer era incapaz de hacerlo.

"Debe de ser...una señal...sabíamos que podía pasar...y el destino nos ha otorgado otro hijo..."

"¡¡Maldigo el momento en el que recogiste al niño!! ¡¡El trajo la mala suerte y hizo que nuestro niño muriera, ¡¡Lo maldigo!!"

"No hables así... mujer... este pequeño no ha hecho nada... sabíamos que la muerte de nuestro bebé podía estar muy próxima... y por eso el destino nos otorgó un nuevo hijo. No te pido que le quieras tanto como al anterior... solo que le ames como se debe amar a un bebé."

En ese momento, mi mirada uedó fija en la de mi madre, y ella quedó hipnotizada por mis ojos negros. Oscuros, pero cálidos. No pudo resistirse a la propuesta de su marido. En ese momento, me cogió entre sus brazos, y me acunó dulcemente.

"Nos lo quedaremos..." dijo en un último susurro.

********************************************************************************************************************************************************************

Los años pasaron... y pasaron...
Mis padres adoptivos eran buena gente:

Mi padre, Johan. Hijo de comerciante, y oficio comerciante. Ganaba el dinero justo para llevar adelante a su familia, y suiempre que le sobraba algo a fin de mes, lo guardaba para los estudios de su hijo. Era un gran hombre. Trabajador, cariñoso cuando había que serlo, y serio cuando también debía serlo. Me quería enormemente, como si fuera su hijo legítimo.

Mi madre, Rachel. Era una mujer protectora, amable y cálida. Al principio le costó aceptarme más que a su marido, pero con el paso del tiempo me quiso tanto cmo el. Durante mis tres primeros años, pasaba todo el día con ella. Era cálida y cariñosa, juguetonay simpática.

Realmente no me podía quejar de la familia que me había tocado, y estoy seguro, de que tener una familia así influyó en mi futuro.
A los cuatro años, ingresé en la academia de ninjas de la niebla. Y a los cinco, ya había sido ascendido a Genin (He de aclarar que en esta época, ya no se hacía el mismo examen que en la época de Zabuza. Es decir, para ser Genin no tuve que matar a todos mis compañeros. En esa época, el examen era muy parecido al de Konoha, teórico y práctico. Por ello podían aspirar más de un estudiante a ascender a Genin).
Tras un año con mi equipo, me presenté a el examen de Chuunin, junto mis compañeros, y fui el único de los tres que lo pasó. Seguía siendo un niño, joven, si, pero experimentado, serio, y eficaz. Seguí en mi mismo grupo y fui realizando las misiones con ellos. Fue en el mismo año que me hice Chunin, cuando dio a flote mi barrera de sangre. Tras entrenar, como hacía todos los días, me dirigí a darme un baño en el lago. Precisamente ese día, era uno de los escasísimos soleados en mi villa. El sol alumbraba toda la villa derritiendo la nieve que ocupaba las calles y otorgando su calor a los habitantes. Cuando entré en el agua, de inmediato, esta empezó a formar escarcha y a congelarse. Salí del agua de inmediato, y a partir de ese día empecé a estudiar sobre lo que había ocurrido. Así descubrí que era una barrera de sangre (Esto tampoco importaba porque el Mizukage era distinto al de la época de Haku). Mi entrenamiento abarcó también mi barrera de sangre junto al taijutsu, nijutsu, y en menor medida, genjutsu. Mis compañeros ascendieron a Chunin dos años después, cuando yo ya tenía los ocho, pero en ese entonces, aunque yo seguía siendo Chuunin, mi nivel era muy diferente.
A los once años me hicieron jounin. El más joven de la historia, según me dijeron. Y entonces, ya me otorgaban más misiones importantes, y ganaba más dinero.
Y ese mismo año, ocurrió algo inseperado, pero que alegró tanto a mi, como a mis padres adoptivos. Nació Jack, el nuevo hijo de Johan y Rachel. A partir de entonces no tendrían problemas para llevarle adelante, pues yo también contribuía con el dinero que ganaba en las misiones, que era mucho.
Jack crecía rápidamente e ingresó en la academia a los cinco años. Un año después se graduó, y yo fui ascendido a Jounin especial. Jack y yo seguimos entrenando. Yo le fui dando algunas lecciones y enseñando técnicas útiles, pero también dedicaba tiempo a mi entrenamiento personal. Durante unos años, me ausenté de nuestra aldea para visitar otras aliadas, y conocer sus estilos de lucha. También, volví a la aldea el añoi exacto en el que en ella se celebraban las pruebas de ascenso a grado medio, y pude ver los estilos de lucho de las otras villas, muy diferentes al de la Villa de la Niebla. Mi ansia de mejora, me llevó a acudir a grandes maestros de cada una de las villas que accedieron a entrenarme en sus técnicas por un precio que yo estaba dispuesto a pagar. De este modo, aprendí el estilo de lucha y las técnicas Taijutsu de cada una de las Villas, al acabar mi entrenamiento, volví a mi villa. Jack ascendió a Chunin a los once años, le costó más tiempo que a mi, pues aunque había pasado el examen de genin en un año, lo había hecho estando un poco más verde que yo cuando lo pasé. Un mes después, yo fui nombrado Kage de mi aldea... y hasta ahí llega mi historia.






*Gracias al sabio destino: Suplente propio de "Gracias a Dios"
avatar
Ryu Hakkuso
Mizukage

Cantidad de envíos : 36
Fecha de inscripción : 25/11/2008

Ficha de Personaje
Vida:
600/600  (600/600)
Experiencia:
0/1600  (0/1600)
Chakra:
1000/1000  (1000/1000)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.